Temporada de matanza y dilemas. Cómo conservar: Congelar o salar

Llega la temporada de la matanza y con ella la necesidad de conservar una importante cantidad de carne de la que luego poder disponer cómodamente a lo largo del año.

Temporada de matanza y dilemas. Cómo conservar: Congelar o salar

Salar

La primera opción y que cuenta con una larga tradición es la de conservar carne en baños de sal o saladeros también conocidos como ‘salgadoiros’ en algunas zonas de Galicia. Eso sí, los tradicionales de madera están dejando paso a los fabricados en poliéster resistente y con acabado sanitario aptos para conservar carne, pescados… Además, este tipo de contenedores o bañeras suelen contar con desagües que facilitan la limpieza. Y los puedes encontrar con diferentes capacidades desde 100, 200 y hasta 400 litros, de modo que se adaptan a tus necesidades como criador de animales para la matanza.

Su principal ventaja es que no tiene ningún tipo de consumo eléctrico. La sal es el conservante más barato y eficiente (junto con el humo), de modo que no es necesario un gran desembolso económico en el continente ni en el mantenimiento del sistema. Es más, con un arcón de sal estás a salvo de apagones y cortes eléctricos que suelen provocar algún que otro disgusto cuando hay congeladores cargados de alimento implicados.

Otra característica de los saladeros es el sabor que imprime, y es que la carne curada en sal tiene un sabor diferente al de la congelada que beneficia mucho a cierta gastronomía más propia del invierno. (Ver catálogo)

congelar o salar

Congelar

La segunda alternativa es la de la congelación. Un arcón o congelador horizontal de tamaño medio de unos 100 o 150 litros puede valer para acumular gran parte de la carne si no dispones de un lugar lo suficientemente grande. Aunque si el espacio no es tu problema uno de tamaño grande de unos 200 o 250 L te resultará de gran utilidad para conservar además de carne, todo tipo de verduras de temporada. (Ver catálogo)

congelar o salar

Congelador horizontal HISENSE FT546D4AW1

Envasado vacío

Una tercera opción, aunque complementaria con la de la congelación, es la del envasado al vacío, una técnica para la que necesitarás una máquina envasadora y bolsas de envasado. Una vez troceada la carne y eliminado el aire de las bolsas ya están listas para la congelación. Según los cálculos de algunas marcas este doble proceso te permitirá disfrutar de hasta 3 veces más de tiempo en el congelador de algunos alimentos como carnes y pescados.

Además, si quieres sacarle un mayor rendimiento a la técnica de conservación por vacío, puedes aplicarla a otros productos relacionados con la matanza como, los embutidos y ahumados. (Ver catálogo)

Como puedes ver, las dos opciones (congelar o salar) son igual de válidas, el saladero tiene el plus del ahorro energético y el arcón congelador el de la versatilidad pues lo puedes utilizar para congelar también verduras de temporada, lo que supone también un ahorro importante.

Valora si te ha parecido interesante nuestra comparativa entre congelar o salar.

 

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 1 =

Menú
Assign a menu in the Left Menu options.