Mundo palet, las ideas de bricolaje que alegrarán tu Navidad

Ya está aquí la Navidad y con ella se despierta el instinto creativo de toda la familia. ¿Tu voz interior empieza a demandar decoraciones navideñas pero no quieres pasarte cuatro semanas rodeado de empalagosos ositos y renos? Si ese es tu caso, o si simplemente te apetece experimentar algo nuevo, aquí te dejamos unas soluciones navideñas pensadas a base de palets de transporte.

Efectivamente, la materia prima más demandada desde que se inició la crisis y casi la obsesión de miles de aficionados al bricolaje también puede propiciarte vías para innovar en tu ambientación navideña. Prepara la sierra, el taladro y la lijadora que empezamos y no, no haremos esa típica mesita con ruedas que hay por todas partes y que no parece nada práctica.

Este es nuestro ‘top cuatro’ de propuestas con palets.

Primero: El árbol. Sí, el fin de los árboles naturales como adorno navideño ha llegado por suerte para la naturaleza. Si además te aburres del de plástico, o si no te cabe, con un simple palet de madera puedes hacer uno o varios de tablillas. Una opción plana es ir recortando de las maderas del palet una tabla principal, más alta, y luego piezas menores, que, cruzadas, permitirán hacer el perfil de un gracioso abeto. Puedes pintar las piezas de blanco o de verde, o de rojo. Incluso es posible una opción multicolor. Para unir las piezas del árbol puedes emplear varios sistemas, desde cola de madera o silicona (exige que dejes que tu árbol seque en posición horizontal hasta que no haya riesgos de que pierda la forma que queremos) o bien clavar o atornillar, a tu gusto. En todo caso elige piezas sin cabeza o de poco diámetro, porque no interesa romper la uniformidad del árbol. Puede colocarse contra una pared, o incluso en el exterior y la separación de las ramas dependerá de la idea que tengas. Si quieres colgar adornillos, deja por lo menos diez centímetros entre rama y rama. Y recuerda ir cortando ramas cada vez de menos longitud para que, al centrarlas sobre el tronco, se vaya formando el perfil del abeto.

arb

Aquí en Soutelana somos muy de imaginar versiones, así que si esta idea no te convence, te animamos a que cortes varias piezas y hagas tu propio patrón. Por ejemplo, uniendo tablillas para hacer el perfil exterior del abeto. Si eres muy vago, simplemente quédate con una de las caras del palet, píntala de blanco y pintarrajea sobre ella un abeto verde. Cuanto más rústico, mejor quedará el resultado. Puedes mejorarlo pegando adornos reales, o pintando algunos con rotuladores de purpurina. Es sencillo y vistoso, lo prometemos.

Segundo: el elemento de jardín. Un palet te permite ‘americanizar’ al máximo la decoración del jardín, ya que puede ser el soporte ideal para adornos de exterior. Primero, líjalo y píntalo de blanco. Después, coloca sujeciones en la parte trasera para mantenerlo en vertical, como si fuese un cartel anunciador. Para eso puedes fijar dos cuñas de madera, por ejemplo. Asegúrate de que tengan una proporción razonable, pues si no miden más del 10% de la altura del palet, no soportarán su peso. También deben ser robustas.

Una vez que hayas encontrado forma de sujetarlo, diseña tu decoración al gusto. Puedes poner una pequeña instalación eléctrica con portabombillas y hacer un perfil con forma de árbol navideño, o con cadenas de luces diseñar alguna forma típica de estas fechas. Una estrella, por ejemplo.

Si no te va el estilo ‘señal luminosa’ (a nosotros nos encanta y es muy recomendable si vas a tener invitados) puedes decorarlo a tu gusto con festones, ramitas de pino y esas encantadoras piñas pequeñitas que quedan tan bien en los centros de mesa. Si te gusta la estética industrial puedes dejarlo con su color natural o aplicar un betún envejecedor y pintar el perfil de un reno o de Papá Noel (o de los Reyes Magos) en color negro. El resultado no te defraudará. Apuesta por una idea con un poco de gracia y tendrás un elemento navideño ‘megaenorme’ en la puerta de casa.

Tercero: ‘Bricorregalos’. ¿Quién no necesita un perchero? ¿Cuántos renunciarían a un jardín vertical, a un paragüero o a un botellero? Hay miles de cosas que se pueden hacer desmontando, recortando por la zona adecuada, clavando más tablas, lijando y pintando un palet. Si las haces con algo de maña, el destinatario no podrá rechazarlas.

Con un palet puedes realizar mil versiones distintas de un perchero. Una de ellas, tal vez la más fácil, consiste en separar una cuarta parte de una de las caras del palet. Se sierra con delicadeza hasta contar con una plancha de unos 60 centímetros de alto, compuesta por tres o cuatro lamas (depende del grosor) cruzadas por las tablillas en tres puntos (esto es importante para que sea estable). Una vez separada esta pieza debemos limpiar y lijar a conciencia (lijar es la parte más fundamental del trabajo con palets y lo único que permite transformar la madera en algo útil dentro del hogar). Posteriormente pintaremos del color elegido, bien con una pintura al agua, que deje ver la beta, bien con un betún envejecedor (sobre una imprimación blanca o de color clarito) o con un color plano. Por ejemplo, el verde menta que está tan de moda. Una vez seco colocaremos los ganchos colgadores. Este es el elemento que dará gracia al perchero. No conviene ser cutre. Podemos usar tiradores como los que venden en cualquier ferretería (incluída la nuestra, por supuesto), manillas de puertas de armarios, ganchos de colgador metálicos, clásicos, o incluso diferentes entre sí, para crear un efecto más original. También es posible hacer piezas de madera con tacos extraídos del propio palet y darles color uniforme. Con tres o cuatro ganchos bastará, pues la idea es fijar uno en cada una de las tablillas que componen el panel. También podemos unir un pequeño espejo y pintarlo del mismo color, una pizarra con ganchitos para las llaves o cualquier otra aportación que se nos ocurra.

Por último, decidiremos como sujetar el perchero a la pared. Un par de argollas pequeñas suele ser suficiente, pero debes calcularlo en función del peso de tu ‘creación’.

Palet botellero. Foto equipo Soutelana.

Palet botellero. Foto equipo Soutelana.

Palet macetero

Palet macetero. Foto equipo Soutelana

Cuarto: comodidades para los invitados. ¿Te has pasado de la raya montando el pincho navideño y no tienes suficientes sillas? Ese es otro de los problemas protocolarios que podrás resolver con un palet y algo de maña. Para hacer un banquito con palets es necesario que partas un palet por la mitad de modo simétrico y ‘montes’ una mitad sobre otra. Si esa altura no te parece suficiente puedes hacer alzas de unos centímetros con tacos de madera (que saques de otro palet, por supuesto) o bien poner ruedas a la estructura. Eso sí, si optas por esta segunda opción, que dos de ellas tengan freno, al menos, para evitar que tus invitados se caigan. El ‘montaje’ se debe hacer con clavos o tornillos y roscas, buscando una fijación fuerte que evite que este asiento se desmonte a la primera de cambio. Sea exterior o interior, el banquito debe ser lijado a conciencia, pues al sentarse las astillas podrían dañar a los usuarios. Lo del color, de nuevo, al gusto del consumidor. Y por último, es recomendable que encargues o cosas unos cojines de la medida del banquito que hagan que los invitados estén más cómodos.

 

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + 1 =

Menú